El fin de una era

El pasado día 13 de enero, se producía un triste aterrizaje a bordo de un Boeing 727 de Irán Aseman Airlines en Teherán, procedente de Zahedan: era el último vuelo comercial de un Boeing 727 con pasajeros.

Lejos quedaba aquel 1 de febrero de 1964 cuando la estadounidense Eastern Air Lines abría las puertas de embarque orgullosa de su nuevo avión, el 727. Fué el cliente de lanzamiento del avión del cual se fabricaron 1831 unidades, siendo así el avión de más éxito de la historia hasta la llegada de su sustituto, el Boeing 737 a finales de los años 60.

El famoso trimotor del fabricante estadounidense Boeing, llegó a petición de United, American y Eastern para sustituir a los B707 por un modelo más eficiente que pudiera volar, al igual que el cuatrimotor, de costa a costa de los Estados Unidos con entre 150-180 pasajeros.

El 727 es un avión único, con un MTOW de 95.000kg, capaz de aterrizar en pistas cortas y también en aeropuertos a gran altitud. Esto permitió a las aerolíneas abrir rutas entre ciudades más pequeñas, potenciando las economías locales.

Desde 1963 a 1984, se fabricaron 1831 unidades de las cuales sólo 15 fueron de la versión carguera pero, a finales de los años 70 y principios de los 80, las aerolíneas solicitaron la conversión de estos aviones a cargueros, sobre todo FedEx y DHL.

Aunque este avión ha tenido muchas versiones diferentes: la de pasajeros ha sido la más común, pero también ha tenido una versión carguera, militar para transporte de tropas y paracaidistas, de reconocimiento aéreo, vigilancia de mares y océanos así como también una versión apagafuegos.

El último vuelo de Irán Aseman marca el final de los vuelos con pasajeros, aunque aún quedan unos 80 aparatos en vuelo por todo el mundo, en su versión militar y, sobre todo, carguera.

Sin duda echaremos de menos a este icono promotor que voló también en España bajo los colores de Iberia.

También hay que recordar que parte de este avión de hizo en su momento por la española CASA.