EEUU podría colapsar, tráfico aéreo afectado

Hola Aerotrastornados!!!

El cierre de la Administración Pública Federal desde el pasado 22 de diciembre debido a que Trump ha solicitado una partida de 5 billones de dólares para el famoso muro que ha sido denegada por el Congreso, ha dejado a 800.000 trabajadores sin cobrar o, directamente, sin trabajo. Muchos están aludiendo enfermedades para no ir a trabajar y,
si van, no les pagan.
Esta situación puede provocar el cierre y colapso del país porque, entre otros, también están afectados los miembros de la TSA (encargados de la seguridad aeroportuaria) y los controladores aéreos.
Esta situación podría desembocar en el colapso
del país por el cierre de servicios básicos, desde
la medicina hasta el transporte pasando por las administraciones.
Si esto se ha evitado y no hay grandes retrasos en los vuelos, de momento, es única y exclusivamente porque los empleados están acudiendo a trabajar sin cobrar, realizando un trabajo que tampoco cobrarán cuando se reabra la Administración al desbloquearse la situación actual, cosa que podría durar horas, días, semanas o incluso meses.


Muchas personas están reconociendo de manera pública la gran labor de estos profesionales, manteniendo la seguridad de los vuelos sin cobrar por ello absolutamente nada, desde hace más de tres semanas.
Se han dado situaciones en las que miembros aislados de seguridad que no están realizando su labor, dejando pasar pasajeros sin ningún tipo de control de seguridad o documentación.
El lado más amable se ha dado cuando unos controladores canadienses, más concretamente de las ciudades de Moncton y Gander, han enviado a sus co‐ legas del otro lado de la frontera, del Centro de Control del Tráfico Aéreo en Ronkonkoma, en Nueva York, 32 pizzas para que puedan cenar mientras trabajaban en el centro, recalcamos que sin cobrar un céntimo. Acompañadas del siguiente mensaje:
“Thanks for showing up to work and keeping things safe. This one is on us. Your Brothers and Sisters to the North.”

«¡Gracias por ir a trabajar y mantener todo a salvo! Eso está en nosotros.
Vuestros hermanos y hermanas del norte»

Otros pasajeros están intentando dar propinas a los miembros de la TSA en los controles de seguridad, aunque estos las rechazan puesto que, podrían considerarlos de traición al aceptar un soborno.

También las aerolíneas se han visto afectadas: hay varios aviones pendientes por recibir pero antes tienen que pasar la inspección y aprobación de la FAA, que de momento no se realiza al estar ese organismo bajo mínimos. Esto ocasiona pérdidas económicas tremendas porque esos aviones están parados, pero el leasing se paga aunque no vuelan.