Vadeaviones.com

KLM abre casa en Barcelona

A principios de 1917, las naves que había comprado el empresario Joan Vilaplana empezaron a funcionar como fábrica bajo el nombre comercial de Harinera La Asunción. Europa estaba entonces en plena guerra, de la que el pasado 11 de noviembre, se conmemoró el centenario del armisticio que la cerró. Para entonces, a 1.400 al norte de Barcelona, entre La Haya y Amsterdam, otros ocho empresarios daban forma a una nueva sociedad: la KLM, acrónimo de Koninklijke Luchtvaart Maatschappij, que en neerlandés significa Reales Lineas Aéreas Holandesas, pues Guillermina, reina de los Países Bajos y bisabuela del actual monarca vio con ilusión que en su país se fundase una sociedad de transporte por vía aérea, de ahí su autorización para el uso de la palabra real en el nombre de la empresa.

Lee el resto del artículo en La Vanguardia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: