40 aniversario del accidente de Los Rodeos

Hoy se cumplen, 40 años del mayor accidente de la historia de la aviación civil. Se produjo tal día como hoy de 1977 en el aeropuerto de Los Rodeos (Tenerife). Una cadena de errores, fallos técnicos, decisiones humanas equivocadas, condiciones meteorológicas adversas e incluso un atentado terrorista se concatenaron para acabar en el brutal choque de un avión Boeing 747 de la aerolínea Holandesa KLM, a punto de despegar con los depósitos repletos de combustible, y otro Boeing 747 de la desaparecida PanAm, que rodaba plácidamente por las pistas para dar el salto a Gran Canaria.

Aquel día de niebla, las comunicaciones en Los Rodeos eran un caos. El aeropuerto estaba abarrotado tras haberse visto forzado a acoger casi todo el tráfico aéreo de Canarias, porque el MPAIAC (Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario) había obligado a cerrar el aeropuerto de Gran Canaria tras hacer estallar una bomba en la floristería de la terminal (Marcelina Sánchez Amador resultó gravemente herida).

La torre de control crepitaba, el trabajo era más que intenso, los aviones guardaban cola para despegar, las luces de pista funcionaban mal, la visibilidad estaba limitada a 300 metros y no había radar de superficie. “Antes las comunicaciones dependían del nivel de inglés del controlador y el piloto y el ruido externo. Incluso se podía llevar un operador de radio en cabina“, asegura el secretario del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (Copac), Borja Díaz Capelli.

En la cabina del Boeing 747 de KLM, que procedía del aeropuerto de Schiphol en Ámsterdam, se escuchaban las instrucciones que los controladores de Los Rodeos iban dando a los aviones que abarrotaban sus instalaciones. El comandante de KLM Jacob Veldhuyzen Van Zanten sabía que las 247 personas que llevaba a bordo se estaban impacientando.

Por eso consultó con la torre de control. Esta, según la investigación de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) del Ministerio de Fomento, dio autorización para su plan de vuelo, pero no para el despegue inmediato. El copiloto avisó del despegue y la torre de control interpretó que solo se estaba preparando para hacerlo, pero no que se disponía a despegar al no haberle dado la autorización expresa.

 “Anteriormente se utilizaba el término ‘take-off’ (despegar) para varias órdenes, entre ellas las de despegue. Esto se prohibió y ahora no debe usarse [ese término] excepto en el momento en el que se recibe autorización expresa para despegar”, ha señalado el secretario nacional de Formación de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), José Puga.

A las 17.06.12h, el comandante Van Zanten dio la orden: “We gaan (nos vamos)“. El jumbo de KLM ya aceleraba entre la niebla con 248 personas a bordo y 55.500 litros de combustible. “De acuerdo, espere para despegar, le llamaré“, le dijo inmediatamente la torre, que no veía el avión debido a la escasa visibilidad. Pero en la cabina solo se escuchó un chirrido debido a una interferencia.

El 747 de PamAm con código 1736, que debería haber dejado ya a 378 pasajeros en Gran Canaria -casi todos jubilados de California a los que esperaba en Las Palmas el crucero Golden Odyssey-, seguía rodando sin prisa, a la espera de su turno.

Clipper 1736“, dijo por radio. “1736, reporte la pista libre“, le respondió la torre. “De acuerdo, reportaré cuando la dejemos libre”, confirmó el avión americano, sin saber que hacía ya 20 segundos que el KLM se dirigía hacia él, cada vez a mayor velocidad. El KLM estaba acelerando en plena maniobra de despegue. De pronto, por la radio de la pista se escuchó al segundo piloto de PanAm, Robert Bragg: “Nosotros todavía estamos rodando por la pista, Clipper 1736“. Ya había poco que hacer. Los dos aviones se cruzan en el camino.

El avión de KLM se estrelló contra el suelo y se incendió. Su carga de combustible -el piloto había cargado de más, para acelerar su regreso a Países Bajos, tras recalar en Gran Canaria- se convirtió en un infierno de fuego. Ninguno de sus 248 ocupantes sobrevivió. Casi todos quedaron calcinados. El Boeing de PanAm sufrió gravísimos daños y también fue pasto del fuego, pero más de 70 de sus 396 ocupantes lograron escapar del fuego, la mayoría gracias a un agujero en el fuselaje, mientras los bomberos del aeropuerto concentran todos sus esfuerzos sobre ellos (algunos morirían después en el hospital).
Os dejamos el enlace a los pocos informes que hay y a las conclusiones después del accidente de Los Rodeos. Pulsa aquí
 Hace diez años se inauguró un monumento haciendo un homenaje a las víctimas del accidente. La “escalera hacía el cielo” como así se llama, tiene su significado según su creador, ya que es el camino que tomaron todos aquellos que tristemente no pudieron sobrevivir a esta tragedia.

 

Deja un comentario