Si quiero a bordo de Canaryfly

Hoy os traemos una de esas historias que hacen a la aviación comercial, más humana y cercana.

Un pasajero habitual de la ruta entre Fuerteventura y Gran Canaria, dos de las islas que forman el archipiélago de las Islas Canarias, solicitó permiso a la aerolínea Canaryfly, para realizar una petición de boda a bordo de uno de sus aviones, concretamente el EC-MLF. Ya que, por motivos laborales, la pareja era habitual en esta ruta, que mejor sitio que un avión, para tan importante acontecimiento.
Canaryfly aceptó la original petición de este pasajero e implicó a todos los departamentos de la compañía. También, gracias a la gestión del Aeropuerto de Gran Canaria, se le dió la mayor de las sorpresas a la futura esposa de este intrépido pasajero.

En el siguiente vídeo, podréis ver como sucedió todo. Vivan los novios!

Deja un comentario