Si quiero a bordo

Viajar en avión es mucho más que volar de un punto del planeta a otro. Los pasajeros de la aerolínea Emirates no solo pudieron disfrutar del entretenimiento que la aerolinea ofrece si no que además también pueden vivir en primera persona momentos de película durante el viaje.

Lo puede avalar Stuart Mackinnon, un viajero que le pidió matrimonio a su pareja, Victoria Loudon, a bordo de un A380 de Emirates que volaba de Dubái a Brisbane.

Inmediatamente tras el despegue, Stuart solicitó la ayuda de la sobrecargo del vuelo, con quien, junto al resto de tripulantes de cabina, buscaron una manera creativa para que la pedida de mano resultara una experiencia inolvidable. Para ello convencieron a los músicos de la Baradene College Concert Band, que casualmente viajaban en el mismo vuelo, de que actuaran para los futuros esposos en el Onboard Lounge mientras un miembro de la tripulación con talento musical entonaba ‘What a Wonderful World’ de Louis Armstrong. Para satisfacción del pretendiente y sus improvisados cómplices, la respuesta de la novia fue afirmativa.

Pues lo dicho, en un avión, cualquier cosa es posible. Muchas felicidades a los novios!!

Deja un comentario