La joint venture entre Delta y Virgin Atlantic

La joint venture entre Delta y Virgin Atlantic entró en vigor el pasado 1 de enero, por lo que ahora ambas líneas aéreas operan todos los servicios entre el Reino Unido y Norteamérica como si fueran una sola compañía, compartiendo costes e ingresos independientemente de cuál de las dos opere el vuelo.

Aunque Delta y Virgin vienen compartiendo código en sus respectivos vuelos desde julio de 2013, los clientes empezarán a percibir cambios significativos a partir del mes de marzo de este año, fecha en la que las líneas aéreas inaugurarán su calendario común de vuelos para la temporada de verano. Además, a partir del próximo 2 de abril los vuelos operados por Delta de Nueva York-JFK, Seattle y Boston a Heathrow se trasladarán de la Terminal 4 a la Terminal 3 del aeropuerto británico.

El acuerdo entre Delta y Virgin beneficia tanto a los clientes como a ambas líneas aéreas: permite a Virgin ampliar su alcance en Norteamérica y a Delta a competir de forma efectiva en las rutas transatlánticas desde Londres Heathrow, y más concretamente en la ruta Heathrow-JFK.  La asociación entre Delta y Virgin Atlantic complementa los acuerdos de Delta con sus socios Air France-KLM y Alitalia, permitiéndole poner a disposición de sus clientes una amplia oferta de servicios en cada uno de los mercados más importantes de Europa, situándose en una posición inigualable respecto de las otras líneas aéreas estadounidenses.

Delta cuenta con un largo historial de éxitos en sus asociaciones con otras compañías, y este nuevo acuerdo de colaboración nos permite ofrecer una extensa red de vuelos y más beneficios para los clientes al tiempo que genera nuevas oportunidades de generar ingresos para ambas líneas aéreas”, afirmó Perry Cantarutti, Vicepresidente Sénior de Delta para EMEA

One comment

Deja un comentario